Gobierno de Chile

Informe de Política Social · 2011

pobreza, desigualdad y oportunidades

De todos los fenómenos sociales que afectan la calidad de vida y el bienestar de la población, uno de los más importantes es la pobreza. La pobreza involucra una serie de privaciones en las familias que la padecen y, generalmente, está asociada a la existencia de otros fenómenos negativos, tales como la desigualdad y la falta de oportunidades.

La pobreza es un fenómeno complejo que admite más de una definición y un tipo de medición. Normalmente, entendemos por pobreza la condición en la cual las personas no tienen los recursos suficientes para satisfacer de manera adecuada sus necesidades básicas – de alimentación, vestuario, vivienda, educación y salud, entre otras.

En Chile, la pobreza es medida a través de los ingresos de las personas como una aproximación de los recursos con que cuentan para satisfacer sus necesidades básicas. Estos son estimados valorando el costo de una canasta de bienes alimenticios y ponderándola por un coeficiente que refleja el costo del componente no alimenticio.

Más allá de la definición o del método de medición que se utilice, lo importante respecto de la situación de pobreza es que implica que las personas que la padecen no tienen una buena calidad de vida. Es por esto que trabajar en la reducción de este fenómeno es una de las prioridades fundamentales del actual gobierno.

Adicionalmente, es importante prestar atención a la desigualdad de ingresos entre las personas. Existe evidencia de que altos niveles de desigualdad pueden generar deterioro en la cohesión social, un menor potencial de crecimiento económico o provocar un descontento respecto de cómo se distribuyen los frutos de dicho crecimiento. La lucha contra la desigualdad de ingresos es particularmente importante en el caso de Chile, cuyo nivel de desigualdad es superior al promedio de los países miembros de la OCDE.

Los fenómenos de la pobreza y la desigualdad han traído como consecuencia una fuerte "dependencia de origen". Esto significa que el lugar de nacimiento de las personas determina, en gran parte, las oportunidades que tendrán para surgir y desarrollarse plenamente.

El gobierno de Sebastián Piñera se ha propuesto, como uno de sus objetivos centrales, combatir la pobreza y generar una mayor movilidad social en el país. Con esto se pretende crear una sociedad no sólo de seguridades, sino que también de oportunidades, en donde cada chileno tenga la seguridad de contar con las condiciones mínimas para satisfacer sus necesidades básicas y las oportunidades necesarias para vencer la dependencia al origen socioeconómico.

Para lograr estos cambios, el gobierno ha definido líneas de acción concretas, enfocadas al sector más vulnerable de la población. En este capítulo se abordan en profundidad las siguientes:

  • fortalecer la red de protección y promoción social;
  • generar más y mejor empleo en el sector más vulnerable de la población; y
  • fomentar el microemprendimiento.

Estas tres líneas de acción se traducen en programas o iniciativas, los que para el año 2011 implican un gasto de $811.053 millones de pesos corrientes (1). Dichas líneas de acción forman parte de la estrategia del gobierno para conseguir, finalmente, la erradicación de la pobreza extrema al 2014 y la disminución de la pobreza al mismo año, de manera de eliminarla al 2018.

Es necesario destacar que los programas e iniciativas integrados en este capítulo forman parte de una respuesta integral del gobierno a las múltiples necesidades de los ciudadanos más vulnerables, pero no constituyen la totalidad de iniciativas que el gobierno de Chile ejecuta en este ámbito. Las iniciativas y programas que se presentan en este capítulo fueron los que se consideró que estaban directamente asociados a lograr el objetivo de cada una de las líneas de acción detalladas.

Este capítulo se estructura de la siguiente manera: en la primera sección se analiza la realidad de la pobreza, desigualdad y oportunidades, a través de siete indicadores. En la segunda, se detallan las líneas de acción que abordan los problemas o realidades detectados en la sección previa y se entrega un detalle de los principales programas e iniciativas asociadas a las distintas líneas de acción.


(1) Fuente: Informe de Finanzas Públicas, Clasificación Funcional de las Erogaciones de Gobierno, Dipres.